Logo
< Programme of TKIP

Programa del Partido Comunista de los Trabajadores de Turquía (Es)


Introducción

El imperialismo capitalista se ha convertido en la víspera de la revolución socialista debido al nivel  de su desarrollo, las contradicciones que ha exacerbado y la decadencia que ha experimentado. La internacionalización de las fuerzas productivas, la avanzada socialización de la producción y la enorme acumulación de riquezas, han madurado las condiciones para la revolución proletaria y el socialismo en todo el mundo. La solución de esta época determinada por la contradicción entre capitalismo y socialismo, ha entrado en la agenda de la historia. La victoria de la Gran Revolución Socialista de Octubre inauguró la era de las revoluciones proletarias, la era de la transición del capitalismo al socialismo a escala global. Esta nueva era encuentra su expresión explícita en la cadena de revoluciones acaecidas durante gran parte del siglo XX y los procesos de construcción socialista.

La rebelión de las fuerzas productivas contra los modos de producción en la época del imperialismo, se ha convertido en un hecho patente. El largo balance de cien años que comprenden las guerras imperialistas - las cuales han llevado dos veces a la humanidad a matanzas masivas, innumerables guerras reaccionarias regionales, barbarismo fascista, “grandes crisis” con consecuencias destructivas, agudas luchas de clases, guerras civiles y revoluciones - prueban que el sistema capitalista mundial se retuerce en contradicciones incurables, y que como sistema histórico ha entrado en una fase de depresión general.

La degeneración y destrucción experimentada por el socialismo del siglo XX no va de ninguna forma en detrimento de este argumento. Los problemas y contradicciones, y por ende las bases materiales, engendran una orientación hacia la revolución y el socialismo, y las fuerzas sociales que llevan esta orientación hacia adelante, permanecen en su lugar.

En el mundo actual, las condiciones objetivas para la revolución proletaria y el socialismo están más maduras que nunca. La nueva ola de revolución mundial comenzará desde un punto más favorable, tanto en relación a las condiciones materiales como a la experiencia histórica, y en esta ocasión, las condiciones serán más favorables - en todos los aspectos - para la victoria final.

 

Primera parte

La naturaleza internacional del capitalismo imparte también una naturaleza internacional a la lucha de clases revolucionaria del proletariado. Esta es la razón detrás del objetivo común y final hacia el cual la acción histórica del proletariado de todos los países se dirige. Para llegar a este objetivo final, el proletariado de cada país se enfrenta en primer lugar a la tarea revolucionaria de derrotar a su propia clase burguesa. La histórica causa común de los trabajadores de todos los países -liberación de la esclavitud del capitalismo y todas sus consecuencias y la realización de una sociedad sin clases- es la base material del internacionalismo proletario. Firmemente dedicado a los principios del internacionalismo proletario, tanto en pensamiento como en acción, el Partido Comunista de los Trabajadores de Turquía (TKIP) se considera a si mismo como el destacamento de vanguardia del ejército revolucinario mundial del proletariado en Turquía.

 

I. Capitalismo

1) El modo de producción capitalista se basa en la producción generalizada de mercancías y la explotación del trabajo asalariado por parte del capital. La evolución económica que lleva a la aparición de este modo de producción, arruina constantemente a las pequeñas empresas de los trabajadores (campesinos y artesanos) quienes se basan en su propio trabajo y medios de producción. Separándolos de sus medios de producción, el capitalismo transforma a los trabajadores en proletarios sin propiedad. Este concentra la mayor y mas decisiva parte de los medios de producción en las manos de unos pocos capitalistas y grandes terratenientes, quienes se apropian de ellos como si fuesen su propiedad privada.

2) Con el fin de ganarse la vida, cada vez un mayor número de proletarios se ven obligados a vender su fuerza de trabajo a los capitalistas, quienes monopolizan los medios de producción. Por lo tanto, constantemente aumentan su capital y riqueza a través del trabajo proletario.

Este sometimiento del trabajo asalariado al capital, y la posterior y sistemática explotación de este último, es la base del orden social capitalista. Esta es la fuente real de todos los tipos de privación, opresión, sometimiento, humillación, ignorancia, precariedad en relación al futuro y degeneración psíquica y moral en la cual viven las masas proletarias y semi proletarias.

3) Mientras la superioridad técnica y económica de la producción a gran escala conduce a la progresiva concentración y centralización del capital, condena a campesinos y artesanos, esforzándose para preservar su capacidad de sobrevivencia a pesar de las circunstancias adversas, y al opresivo reino del capital.

4) Ampliando el mercado del empleo al trabajo de mujeres y niños por una parte, y el constante desarrollo de la técnica por el otro, lleva a una relativa disminución en la demanda de fuerza de trabajo, y la oferta del mismo. Este crecimiento del ejército de reserva industrial de trabajo convierte al desempleo en una característica estructural del orden capitalista. Fortalece la dependencia de los trabajadores al capital, aumenta su precariedad en relación al futuro y provee una base para intensificar la explotación.

5) Este proceso es agravado por continuas crisis de sobreproducción resultantes de un desarrollo no planificado y anárquico de la producción social. Como forma de expresión de la sublevación de la producción socializada en contra de la forma privada de apropiación, estas crisis conducen al desperdicio de la riqueza pública, creando desempleo masivo de dimensiones gigantescas, acelerando la destrucción de los pequeños productores y aumentando la pobreza y miseria de las masas. La precariedad en relación al futuro se convierte entonces en un problema general que afecta a todos los trabajadores.

6) Cada aumento del bienestar público engendrado por el desarrollo de las fuerzas productivas enriquece a la clase capitalista y conduce a la relativa o absoluta pauperización de las masas trabajadoras. Un aumento del bienestar contrasta con un aumento de las desigualdades sociales. La polarización entre bienestar y miseria crece progresivamente y el abismo entre la clase capitalista y los trabajadores se profundiza.

7) La influencia económica de la burguesía encuentra su expresión política en el Estado capitalista, como un instrumento de represión y control sobre los trabajadores y obreros. El Estado burgués contemporáneo es el guardián de la dominación del capital sobre el trabajo asalariado. Cualquiera sea su forma, esta esencia de clase y función del Estado burgués continúa sin cambiar. La influencia económica de la burguesía es también la base de su influencia ideológica sobre la vida cultural de la sociedad.

8) La dominación de la clase burguesa basada en el orden de la propiedad privada es también la fuente de la reacción política, la guerra, la opresión y hostilidades nacionales, y de la subordinación social y esclavitud de las mujeres.

 

II. Revolución Social, Socialismo y Comunismo

9) En su proceso de desarrollo, el capitalismo crea una clase destinada a cavar su propia tumba y las condiciones económicas de su propia destrucción.

En proporción al desarrollo y agravamiento de las contradicciones específicas del capitalismo, la solidaridad del proletariado -quienes constantemente aumentan en número como resultado del desarrollo del capitalismo y quienes están unidos y disciplinados por el proceso de producción capitalista- crece cada vez más fuerte. La lucha del proletariado contra el capitalismo toma progresivamente la forma de un conflicto entre la clase trabajadora y la burguesía, los dos clases antagonistas de la sociedad burguesa. Esta lucha se convierte en la lucha de la clase obrera por su liberación del insoportable sometimiento del capitalismo.

La socialización del trabajo, los medios y el proceso de producción, junto al desarrollo capitalista crean las precondiciones materiales y económicas para una sociedad socialista.

10) La clase obrera es el producto más avanzado del capitalismo; es la única clase completamente revolucionaria. De uno u otro modo, todas las otras clases permanecen en el ámbito de la propiedad privada. Por lo tanto, ellas favorecen la preservación de los cimientos del actual sistema económico. Condenados a la ruina por el capitalismo, los pequeños propietarios trabajadores deberían realmente convertirse en revolucionarios sólo cuando se den cuenta de lo desesperado de su situación y adopten el liderazgo del proletariado.

11) La emancipación de la clase obrera puede ser solamente conquistada por la misma clase trabajadora. La clase obrera debe lograr su auténtica liberación sólo a través de la lucha por la emancipación de toda la humanidad.

12) La liberación social preparada por el proceso general de desarrollo del capitalismo es la condición básica para la emancipación del proletariado. “Los expropiadores son expropiados” a través de esta revolución. La propiedad privada capitalista de los medios de producción finaliza y estos medios son transformados en propiedad pública. La producción capitalista de mercancía orientada al lucro es reemplazada con la producción de bienes y servicios para la sociedad entera, para el beneficio de todos sus miembros y su bienestar, así como para el desarrollo de todos los ámbitos. La falta de planificación, anarquía y la competencia en la producción social, junto con todas las consecuencias destructivas que derivan de esto (crisis, desempleo, pérdida del bienestar público, guerras, contaminación del medioambiente, etc.) se eliminan.

13) El objetivo último del proletariado es la abolición de la división de la sociedad en clases, y de todas las desigualdades políticas y sociales derivadas de esta división.

En una sociedad comunista sin clases -que vendrá luego de un periodo de transición histórica- la explotación del hombre por el hombre llegará a su fin. El trabajo dejará de ser un peso y un imperativo para ganarse la vida; se convertirá en un requisito natural de ésta. La subordinación esclavizante relativa a la división del trabajo, junto con la distinción entre trabajo manual e intelectual desaparecerán. La desigualdad entre hombres y mujeres y todas sus manifestaciones se desvanecerán. Junto con la ruptura de todo tipo de barreras entre las naciones, las fronteras estatales también se suprimirán.

La ciencia, cultura y el arte se convertirán en un ámbito de actividad donde todos los individuos podrán participar libremente. Las desigualdades entre la ciudad y el campo desaparecerán. El equilibrio y armonía entre hombre y naturaleza se restaurará a un nivel más avanzado. Y junto con todo este desarrollo, la distinción entre gobernantes y gobernados desaparecerá y el Estado se desvanecerá completamente.

En esta sociedad comunista del futuro, la cual la humanidad puede alcanzar sólo en un marco universal, el crecimiento de las fuerzas productivas –liberadas de todo tipo de obstáculos- alcanzará un nivel mucho más avanzado y las fuentes colectivas de bienestar fluirán abundantemente; por lo tanto el estrecho horizonte del derecho burgués será trascendido por completo y de manera decisiva, y la sociedad podrá escribir en sus banderas: “De cada uno según sus habilidades, a cada cual de acuerdo a sus necesidades”.

14) Sólo a través de la conquista del poder político puede el proletariado marchar hacia su objetivo último. La clase gobernante de la burguesía será destruida violentamente y será reemplazada por un Estado de transición, la dictadura del proletariado.

15) El Partido Comunista es el representante y garante de los intereses y posición de clase independiente del proletariado. Este guía a la clase obrera en la lucha para completar su tarea histórica. Conduce a la clase es su lucha diaria y conecta esa lucha al objetivo de la revolución social. Al demostrar el  abatimiento de su situación bajo las condiciones del capitalismo, el Partido Comunista intenta ganar otros estratos oprimidos y explotados hacia la causa de la guerra liberadora del proletariado.

 

III. Imperialismo y el Proceso de Revolución Mundial

16) El proceso de concentración y centralización de la producción y el capital, adelantó el rol decisivo que los monopolios han jugado en la vida económica. El capital financiero surgido de la fusión del capital bancario e industrial, y la exportación de capital han adquirido una posición decisiva. El mundo fue dividido por las grandes potencias económica y territorialmente. Esta etapa en el desarrollo del capitalismo, que corresponde aproximadamente al inicio del siglo XX, inauguró la época del imperialismo.

Como resultado directo de las tendencias y leyes básicas del desarrollo del capitalismo, el imperialismo ha desnudado, agravado y generalizado a escala global todas las contradicciones y antagonismos del anterior, y ha agregado nuevas de importancia fundamental para ellos.

17) La despiadada competencia entre monopolios imperialistas intensificada a escala global, ha tomado la forma de una violenta lucha entre grandes naciones imperialistas por los mercados, fuentes de materias primas, campos rentables de inversión y por ámbitos de interés en general. Adicionalmente agravado por el desigual desarrollo, esta lucha se convirtió en la fuente de un militarismo de dimensiones sin precedentes, y de guerras imperialistas por la dominación mundial.

18) El sometimiento económico, financiero y político de los países y naciones débiles a un puñado de Estados imperialistas y su esclavizacion, dio lugar a la generalización de la opresión nacional y la explotación. Esto preparó el campo para la rebelión y las luchas de liberación de las personas oprimidas y explotadas en contra de la explotación imperialista y la subyugación.

19) El imperialismo le otorga una naturaleza internacional a las crisis económicas y financieras también. Las hace mucho más agudas y destructivas. La estructura jerárquica del sistema ha facilitado la imposición de las responsabilidades de las crisis a los países débiles y dependientes. Esto ha dado lugar a problemas crónicos y a una ruina severa en la vida económica y social de los países dependientes.

20) El imperialismo es un tendencia hacia la violencia y la reacción; es la fuente primaria de toda reacción en el mundo contemporáneo. El fascismo es la forma intensificada de la reacción burguesa en la etapa del imperialismo. Cuando se institucionaliza, la reacción burguesa asume la forma del fascismo.

21) El imperialismo es un capitalismo decadente y parasitario. Los monopolios imperialistas impiden el libre desarrollo de las fuerzas productivas limitando el progreso técnico, o empleándolo en ámbitos destructivos cuando la maximización de las ganancias lo requiere. A pesar de los imponentes avances en ciencia y tecnología, el monopolio del capital obstruye el uso de los frutos del progreso en beneficio de gran parte de la humanidad. El sufrimiento de cientos de millones de personas de hambre, enfermedad y falta de atención, así como las muertes masivas son el trágico reflejo de la extrema decadencia del sistema. El uso de la ciencia y tecnología en el marco de la codicia capitalista por el lucro, ha conducido al saqueo despiadado y sin restricciones de la naturaleza también. Esto ha dado lugar a una ruina ecológica, representando un gran peligro para la civilización y la especie humana.

22) El parasitismo y la decandencia del imperialismo capitalista se manifiesta también a través de los siguientes fenómenos que han adquirido dimensiones gigantescas:

  • Exportación de capital y una deuda imperalista internacional para el sometimiento de los pueblos. Crecimiento progresivo del segmento rentista que es sostenido por estos fenómenos. Dominación del capital especulativo. Bolsas de valores que se han transformado en modernas casas internacionales de apuestas. Aumento de la naturaleza criminal de las economías capitalistas.
  • El desempleo crónico alcanza enormes alturas. La separación de cientos de millones de personas, quienes son también excluidas de la vida social. El empleo estilo esclavista de cientos de millones de niños trabajadores. El excesivo crecimiento de sectores marginales e improductivos (publicidad, consumo de lujo, industria militar, etc.). Una gran cantidad de población parasitaria empleada en el aparato represivo, ideologógico y propagandístico.
  • Enormes recursos destinados al militarismo y la guerra. Una cadena en serie de intervenciones imperialistas y guerras reaccionarias. Baños de sangre étnicos y religiosos. Terror sistemático de Estado, masacres fascistas y tortura. Creciente naturaleza criminal de los Estados, aumento e institucionalización de los sobornos, corrupción y todo tipo de oscuras y deshonestas empresas. Fascismo, razismo, xenofobia y nacionalismo chauvinista.
  • Degeneración cultural y moral. Terribles estragos y alienación en las relaciones humanas. Crecimiento de la pornografía y prostitución en sectores gigantescos. Aumento de la propagación del alcoholismo y drogas. Despolitización de las masas, pasividad intelectual y desculturizacion. Fortalecimiento de la reaccion religiosa y fanatismo de todos los tipos de cultos falsos y supersticiosos.

23) El espantoso y destructivo nivel de parasitismo y degeneración que en el presente el capitalismo ha logrado, confronta a la humanidad con el dilema “¡Colapso en barbarismo o socialismo!” en una manera nunca antes más urgente. La revolución mundial a ser cumplida bajo el liderazgo del proletariado, es la única solución que puede salvar a la humanidad del barbarismo del capitalismo y de la represión, explotación y sometimiento, así como de la ruina y desastres de las guerras imperialistas.

24) La clase obrera también es influenciada por el parasitismo y decadencia del imperialismo. Una sección estrecha de la clase trabajadora, alimentada por las migas de las super ganancias imperialistas, se corrompe. Este estamento privilegiado consistente en la aristocracia trabajadora y el comercio burocrático sindical, es el mejor lugarteniente de la burguesía para mantener a grandes capas de la clase trabajadora bajo control. Este estamento  es el sostenedor social del reformismo manifestándose como revisionista y oportunista. Una lucha efectiva contra estas tendencias sociales reformistas -las cuales encuentran una base social a través de las clases medias en países dependientes- es una parte inseparable de la lucha de las clases trabajadoras por el poder estatal revolucionario.

25) El proceso actual de internacionalización del capitalismo ha ido de la mano con profundas contradicciones, deformaciones y dificultades. La globalización imperialista ha agudizado las profundas desigualdades entre clases, países y regiones y ha producido destructuvas y desastrosas consecuencias. El proceso por el cual el imperialismo consolida su hegemonía subyugante sobre el mundo, a través de nuevos tipos de relaciones e instituciones, es acompañado por la formación de bloques y contradicciones agudizantes, y una competición despiadada entre los imperialistas.

26) La respuesta del proletariado revolucionario a la globalización imperialista es el internacionalismo revolucionario, y su solución a las antiguas mentiras de la revolución mundial y el socialismo. El nivel actual de internacionalización de las fuerzas productivas ha creado una base muy fuerte para la lucha de clases del proletariado y la revolución proletaria. Tanto los obstáculos y problemas, como los métodos para trascenderlos y solucionarlos han sido internacionalizados. Actualmente, diversas organizaciones a varios niveles para servir a la lucha de clases revolucionaria internacional son más necesarias que nunca y objetivamente posibles.

27) Actualmente ha salido a la luz que la socialización de los medios de producción ha alcanzado niveles muy avanzados, y una enorme acumulación de riqueza y capacidad de producción, suficiente para hacer vivir a todos los seres humanos en bienestar y felicidad. De todas formas, hoy en día, debido a la propiedad privada de esta riqueza y los medios de producción por un puñado de monopolios multinacionales, ha condenado a la mayoría de los seres humanos a consumirse en desesperación. Esta contradicción universal puede ser solucionada a través de la revolución proletaria mundial.

28) Como ha probado la experiencia del siglo XX, debido al desigual desarrollo económico y político en diversas partes del sistema capitalista mundial, el proceso de revolución mundial evolucionará como una cadena de revoluciones siguiendo una a la otra en diferentes intervalos y comprenderá un periodo histórico. Este proceso avanzará hacia la rotura del/los débil/es vínculo/s de la cadena, donde las condiciones han madurado objetivamente como un todo, y a través del aumento de los vínculos rotos crecerá hacia la unión de las repúblicas socialistas mundiales.

 

IV. La experiencia del Socialismo

29) El periodo histórico del socialismo que ha dejado su huella en el siglo XX, ha quedado atrás. La evaluación de la herencia teórica y práctica de este periodo basado en el método científico marxista, es un requisito de primordial importancia. Mientras el movimiento proletario revolucionario internacional no internalice las lecciones de este periodo, no estará listo para prepararse a las tareas históricas del futuro, las cuales deben trascender aquellas del pasado.

30) Existen grandes desigualdades entre las potencialidades políticas de comenzar la revolución y las potencialidades culturales económicas de sostenerla, tanto en la forma de construcción del socialismo como en diferentes vínculos de la cadena mundial del capitalismo. Esta contradicción entre el potencial de conquistar el poder político y aquello de la construcción socialista surge de la naturaleza internacional de la revolución proletaria. Y esta contradicción puede ser resuelta correctamente sólo a nivel internacional, a través del curso del progreso de la revolución mundial.

31) Situándose sobre los cimientos económicos y culturales creados por el capitalismo, el socialismo, como una forma de civilazación más avanzada, puede lograr sus objetivos genuinos sólo en un marco universal. El hecho de que la transición al socialismo es efectuada en los vínculos más débiles, no desmiente de ninguna forma esta verdad. Proveniente de la dialéctica histórica, esta circunstancia solamente demuestra que el proceso de construcción socialista en países particulares, encontrará una serie de problemas hasta que sean resueltos en un marco universal.

32) La necesidad de encontrar soluciones correctas a estos problemas, difiere fundamentalmente del concepto del “nacionalsocialismo”, el cual toma la estrategia nacional como un fin en si mismo. El proletariado de un país, frente a la cuestión de la transición al socialismo, debe ser cuidadoso de nunca disociar la suerte de su revolución a la suerte de la revolución internacional, si quiere asegurar sus conquistas.

33) El socialismo es el producto de la acción consciente de amplias masas de personas trabajadoras, unidas bajo el liderazgo de la clase obrera. Encuentra su significado real en la emancipación de los trabajadores y el establecimiento de su control sobre la producción y administración. La democracia proletaria constituye los medios y garantia para esto. Un poder estatal socialista y el partido guiando ese poder político, pueden ser el arquitecto y heredero de las tradiciones más revolucionarias; si, de todas formas, no están basadas en la ininterrumpida y efectiva vida política de las masas y su poder estatal no es nutrido por la fuente misma, pronto perderán su idealismo revolucionario y se degenerarán y decaerán. La irrestricta, viva y activa vida cultural y política de las masas, constituye la única garantía genuina al respecto.

34) La clase obrera es la única fuerza capaz de construir socialismo y alcanzar el comunismo. La dictadura del proletariado significa apoderarse por medio de esta clase del poder político, comenzando desde los escalones más bajos a las alturas del poder estatal central y el liderazgo de la sociedad como un todo. El partido no es la clase misma, sino una minoría de esta. Su misión histórica no es tomar el control de la misión de la clase trabajadora, sino liderar a la clase obrera en la relización de esta misión. Es su deber elevar constantemente a la clase obrera a su nivel y gradualmente hacerla históricamente redundante.

35) La experiencia del socialismo ha probado que existe una cierta brecha entre la habilidad de la clase obrera para derrocar el viejo orden y su capacidad para liderar la construcción de la nueva sociedad; ha también demostrado que este estado de las cosas presenta una serie de problemas. Hacer todo lo posible para que la clase obrera se convierta en líder y fuerza dominante en la construcción de la nueva sociedad, y para conseguir el nivel político y cultural necesario, es el requisito previo del partido del proletariado.

36) La transición del capitalismo al comunismo, consistente en fases en alza y en baja, es un proceso histórico dinámico e integral. El socialismo no es un orden social independiente; es más bien un periodo de transición dinámico entre capitalismo y comunismo caracterizado por continuas transformaciones revolucionarias del uno al otro. Esa es la razón por la cual continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado es absolutamente necesario. Este es un proceso revolucionario, el cual consiste no sólo en lo económico, sino también en una transformación ideológica y cultural radical que libera sistemáticamente la energía política de la clase obrera y los trabajadores.

37) Incluso después de la liquidación de la clase explotadora, la fuente de las contradicciones de clases antagonistas, las clases, las contradicciones de clases y por consiguiente las luchas de clases asumiendo diferentes manifestaciones, permanecerán bajo la dictadura del proletariado. Esta lucha, mucho más difícil y compleja que la lucha entre clases confrontándose abiertamente la una a la otra, debe ser librada en todos los frentes, desde lo económico hasta lo ideológico y cultural. Esta lucha no puede contentarse a si misma con focalizarse sobre los residuos de la clase capitalista; debe también apuntar a la nueva probable burguesía emergente dentro del partido y el aparato estatal.

38) La eliminación de las clases requiere la remoción de todas las distinciones de clase, entre la clase obrera y los campesinos, trabajo manual e intelectual y los dominadores y dominados/productores. A menos que esto se logre, la economía mercantil y la ley del valor sobrevivirán dentro del contexto de estas distinciones. Y el principio de “derecho burgués” continuará a dominar las relaciones de distribución. Esto también significa la presencia de un fuerte fundamento para el reforzamiento de las distinciones de clase y por lo tanto la reemergencia del capitalismo y la burguesía. El proceso de progreso de la construcción socialista y la marcha hacia el comunismo, es un proceso de erradicación de este fundamento como un todo.

39) Mientras el sistema imperialista en el mundo y las relaciones de producción y distribución con tendencia a la reproducción de las distinciones de clases existan, el peligro de la restauración continúa. El flujo ininterrumpido de la revolución y la perspectiva de revolución mundial son de importancia decisiva para la victoria definitiva.

40) El fin de la propiedad privada de los medios de producción, es sólo un primer paso histórico hacia la transición a la propiedad pública. La transición a una verdadera propiedad pública requiere la completa unión de los productores libres con los medios de producción y su completo dominio sobre el proceso de producción. Este proceso va mano a mano con el proceso de eliminación de la distinción entre los dominadores y los dominados y el desvanecimiento del Estado.

41) Reducir el socialismo a la propiedad del Estado y una construcción económica en base a una economía planificada, significa desviarse de la esencia del socialismo. Esto significa un abandono o una negación total de la cuestión central, que es la liberación de los trabajadores, su participación activa en todos los ámbitos de la vida social. Tal postura conduce también a una percepción distorsionada del poder socialista. En este, la propiedad estatal se equipara a la propiedad pública y un fuerte poder socialista con un fuerte aparato estatal y un aparato burocrático son fortificados en el nombre de “fortalecer la dictadura del proletariado”.

42) Este proceso de deformación burocrática lleva adelante un elenco gobernante con privilegios económicos y sociales y con el monopolio del poder político, mientras excluye a la clase obrera y las masas trabajadoras de la vida política. Esta pequeña casta burguesa fue capaz de tener éxito al elevar su posición privilegiada a nivel de ideología y programa e imponerla en el partido y el poder político en la Unión Soviética durante la década de 1950. Esto allanó el camino a una degeneración revisionista y a la restauración del capitalismo.

43) TKIP evalúa la experiencia del socialismo en un contexto teórico y los elementos que se describen más arriba, y mantiene sus esfuerzos por comprender esta experiencia con una mirada hacia el futuro. Combina este esfuerzo con la lucha contra las repudiables tendencias conservadoras  dogmáticas y liberales.

 

Segunda parte

V. Revolución en Turquía

A un nivel de desarrollo medio, Turquía es un país capitalista que cae dentro de la categoría de los países dependientes dentro del orden mundial del imperialismo capitalista. La contradicción entre trabajo y capital, es el eje primario determinante de todas las contradicciones sociales y conflictos.

En nombre de la burguesía monopolista colaboracionista respaldada por el imperialismo, el poder del capital es el representante de los intereses de las clases comunes de todos los sectores de la burguesía. La burguesía media rural y urbana es un estrato contrarrevolucionario vinculado a la gran burguesía en miles de temas de interés. Romper con la influencia ideológica, política y cultural de la burguesía media sobre los trabajadores urbanos y rurales, es una de las condiciones básicas de la victoria revolucionaria.

Iniciando desde las realidades económicas, sociales y políticas fundamentales que caracterizan a Turquía, TKIP concluye que, nuestra sociedad se ve enfrentada a dar el paso histórico de la revolución proletaria. La revolución proletaria terminará con el dominio del capital y asegurará la transición al socialismo. Resolverá las históricamente irresolutas preguntas democráticas definitiva y permanentemente.

La victoria de la revolución proletaria es el único camino hacia la liberación, no sólo de la clase trabajadora y de la pobreza urbana y rural, sino también de los campesinos oprimidos y los sectores burgueses de pequeños artesanos, quienes sufren y son diariamente aplastados bajo el yugo del capital.

Uniendo las masas pobres y semiproletarias de la ciudad y el campo bajo su liderazgo, la clase trabajadora destruirá la clase dominante de la burguesía, quebrará las cadenas del sometimiento imperialista y asegurará la victoria de la revolución proletaria , trazando por si misma, mientras sea posible, los estratos de la pequeña burguesía  y por lo menos neutralizando sus secciones superiores.

Como resultado de la victoria de esta revolución, se tomarán primero y principalmente las siguientes medidas:

A. En el ámbito Político

1) El poder estatal de la burguesía debe ser aplastado; los instrumentos de dominación de la clase burguesa, el ejército, la policía, la burocracia, el parlamento y todas las otras instituciones deben ser destruidas y disueltas.

2) Las asambleas revolucionarias de los trabajadores, trabajadores urbanos y campesinos pobres, producto de la iniciativa histórica del proletariado, los trabajadores y arquitectos del levantamiento general, tomarán el control del poder político en todos los ámbitos y en todos los niveles. El poder político de las asambleas revolucionarias unidas en todos los niveles bajo el liderazgo y la guía del proletariado, son la forma concreta de la dictadura del proletariado.

3) Todos los miembros de las clases derrocadas deben ser desarmados. Todo intento de restaurar el viejo orden debe ser aplastado inequívocamente. La defensa general de la revolución estará a cargo de trabajadores armados y trabajadores semiproletarios de la ciudad y el campo. El control de todos los arsenales y municiones descargadas, así como las fábricas de armas deben ser tomadas por las asambleas de trabajadores.

4) El sometimiento al imperialismo terminará en todos los ámbitos. Todos los privilegios otorgados a los imperialistas serán abolidos, todas las concesiones, desigualdades abiertas y secretas y tratos opresivos serán declarados nulos e invalidados, y las bases del militarismo imperialista y sus instalaciones serán incautadas. Todos los intentos hechos por los imperialistas para estrangular la revolución serán rechazados a través de la movilización total de los obreros y trabajadores.

5) Todas las libertades básicas de las masas trabajadoras serán reconocidas inmediata y completamente. El mando del Estado proletario no se contentará con declarar estas libertades en un plano general, sino que tomará todas las medidas necesarias para asegurar que los trabajadores las disfruten realmente.

6) Combinando los poderes legislativos y ejecutivos, el mando del Estado revolucionario del proletariado debe hacer su mayor esfuerzo para trazar el aparato administrativo lo más cercano posible a las masas y fusionarlo con ellas, para asegurar así la participación de todos los trabajadores en la conducción de los asuntos administrativos. Esto asegurará la participación continua y activa de las masas en la construcción del socialismo y la solución de todos los problemas económicos, políticos, militares y culturales.

7) Todos los representantes y funcionarios asumirán sus puestos a través de elecciones y pueden ser revocables por la mayoría del electorado, quien tendrá la obligación de mantener un control constante sobre ellos. Los salarios de los representantes y funcionarios no pueden exceder el promedio de un trabajador calificado.

8) Un gobierno autónomo, local e integral se implementará en el marco de los principios generales determinados por el gobierno central. Todos los administradores locales serán elegidos y revocados por la población local.

9) El sistema judicial degenerado del viejo orden será desmantelado completamente. El derecho de jurisdicción será transferido a un tribunal del pueblo, cuyos miembros serán elegidos por los obreros y trabajadores. La participación extensiva y activa del proletariado y las masas obreras en los asuntos jurídicos a través del sistema judicial será fomentado.

10) El poder revolucionario estatal del proletariado deberá adherir firmemente a los principios del internacionalismo proletario en la práctica. Traicionará la causa del internacionalismo y la ruptura de su futuro al de la revolución mundial, si considera que el poder estatal del proletariado es un fin en si mismo. Este proveerá apoyo moral y real a las luchas por la revolución y el socialismo a lo largo del mundo mediante todos los medios a su disposición.

11) Toda la diplomacia secreta en el ámbito de las relaciones internacionales será llevada a su fin. En relación a la política exterior, un principio de transparencia cara a cara entre trabajadores y personas del mundo será implementado.

B. En el ámbito Económico

La primera y principal tarea del proletariado en el ámbito económico luego de la conquista del poder, será la inmediata expropiación de la gran burguesía y los grandes terratenientes. El primer golpe asestado a las relaciones de propiedad monopolísticas será sólo el primer paso hacia la expropiación de la burguesía como un todo. El proletariado victorioso tomará las siguientes medidas básicas en el contexto de este primer paso:

1) Todas las empresas a gran escala de propiedad imperialista y de las gran burguesía (fábricas, minas, centrales eléctricas, todas las redes de transporte y comunicación, medios de comunicación, empresas agrícolas) serán confiscadas sin compensación y nacionalizadas.

2) Todos los bancos, instituciones bancarias y compañías de seguro (incluidos su capital, bonos, depósitos y reservas de oro) serán confiscadas y nacionalizadas. El sistema bancario será centralizado en un solo banco nacional.

3) La red de comercio al por mayor y los grandes centros comerciales serán nacionalizados. El comercio exterior se convertirá en monopolio bajo el control del poder estatal proletario.

4) Todos los establecimientos industriales, financieros y comerciales confiscados y todas las redes de transporte y comunicación serán puestos bajo la administración y control de las asambleas revolucionarias de los trabajadores. Todo el trabajo de producción y distribución será administrado y controlado por los trabajadores y empleados encargados de los establecimientos pertinentes.

5) Toda la propiedad de los latifundistas, grandes edificios, palacios, mansiones, villas y otras viviendas de lujo serán confiscadas. Una vez confiscados los grandes edificios, los salones de reuniones y conferencias serán transferidos a las organizaciones de trabajadores locales.

6) Bosques, lagos, ríos, fuentes de agua natural y todos los otros recursos naturales se convertirán en propiedad pública. Se tomarán las medidas necesarias para extender los beneficios derivados de estos recursos a todos los miembros de la sociedad, tales como parques naturales, lugares de paseo e instalaciones de entretenimiento y resorts.

7) La economía será organizada de acuerdo a un plan democrático orientado a satisfacer las necesidades fundamentales y el bienestar de las personas basado en la participación y el control de los trabajadores. La producción orientada al consumo de lujo será eliminada.

8) Una jornada laboral de seis horas será implementada inmediatamente. La duración de esta jornada será reducida conforme la economía crezca y la productividad laboral aumente. Salvo para quienes no pueden trabajar, la obligación general de hacerlo será impuesta.

9) A excepción del ámbito de las necesidades básicas (educación, salud pública, provisión de vivienda, transporte, etc) financiadas con fondos públicos, el principio de “a cada uno de acuerdo a su trabajo” será aplicado durante la primera fase de la construcción socialista. En esta fase, el ámbito de los servicios gratuitos será expandido a través del aumento de la productividad laboral y por consiguiente del bienestar. Por lo tanto, el campo de aplicación del principio de “a cada uno de acuerdo a sus necesidades” será ampliado día a día.

10) Las empresas de tamaño medio no nacionalizadas durante esta primera oleada, serán puestas bajo un estricto conrol del poder estatal del proletariado y los trabajadores empleados en éstas. Los derechos de propiedad sobre tales empresas serán restringidos gradualmente y completamente abolidos con el paso del tiempo.

10) Las empresas de campesinos y artesanos serán fomentadas a través de diversos medios, para formar cooperativas y unirlas en organizaciones colectivas más avanzadas. No se utilizarán medios de coherción y se adherirán al principio de disposición.

C. En el ámbio de las Cuestiones Sociales

1) Emancipación de la mujer: Una determinada y sistemática lucha se librará en todos los ámbitos sociales para asegurar la igualdad entre mujeres y hombres. Se considerará una discriminación en favor de las mujeres con el fin de compensar las actuales desigualdades heredadas de la vieja sociedad.

La maternidad es una función social y todos los derechos de las mujeres derivados de esa función serán reconocidos. El cuidado de los niños y el trabajo en casa que han llevado al sometimiento de la mujer en el antiguo orden serán resueltos a través del establecimiento de instituciones sociales.

TKIP es consciente del hecho que la eliminación de todos los residuos de las actuales desigualdades creadas por la opresión histórica de las mujeres, se extenderá por un largo periodo histórico, durante la cual la construcción de la nueva sociedad y la formación de nuevos hombres será efectuada. Conscientes de eso, se librará una batalla sistemática contra todas las ideologías y tradiciones que esclavizan y humillan a las mujeres.

2) Educación: Bajo el poder estatal del proletariado, la educación servirá a la emancipación de los trabajadores y a su activa participación en la construcción del socialismo, así como a la eliminación de clases. Una política educacional científica, democrática y secular basada en una visión materialista del mundo y los principios y valores del comunismo será estimulada.

  • La educación en todos los niveles será gratuita. Todos los instrumentos y materiales requeridos para la educación se financiarán a través de fondos públicos.
  • Educación obligatoria general y técnica hasta los 17 años. La educación será combinada con trabajo productivo.
  • Se creará un red de instituciones para preparar a los niños a la vida escolar (guarderías infantiles, enfermerías, guarderías y escuelas educacionales)
  • Se organizará una extensiva red de instituciones de educación e instrucción (bibliotecas, salones públicos, salas de lectura, universidades de los trabajadores, escuelas vocacionales, cursos, conferencias, teatros y cines, etc.) para el beneficio de los trabajadores urbanos y rurales.

3) Cultura: TKIP considera la cultura y el arte como los medios básicos en el crecimiento de las nuevas generaciones que construirán el comunismo. Aboga progresivamente por una cultura democrática y socialista de la humanidad y la hace disponible para el servicio de la sociedad.

Se tomarán medidas con miras a terminar con la cultura y el arte como lugar de una acotada elite y se convertirá en una actividad social regular de las masas. Los talleres culturales y artísticos se extenderán a todas las unidades educacionales y áreas residenciales.

Todos los trabajos culturales y artísticos, elementos de bienestar público, deberán ser disponibles a la sociedad como un todo. Toda la riqueza cultural e histórica heredada del pasado será conservada cuidadosamente, presentada a la sociedad y transferida a futuras generaciones.

4) Viviendas y urbanización: Las viviendas nacionalizadas de la burguesía serán disponibles para el uso de los trabajadores y obreros. Todos serán provistos con viviendas adecuadas, higiénicas y seguras. El pago de arriendo (incluidos los servicios básicos, tales como electricidad, agua y calefacción) serán reducidos al mínimo y eliminados en el tiempo.

La necesidad de una vida urbana saludable y balanceada será conscientemente considerarada en la implementación de proyectos de construcción inmobiliaria. La urbanización será gradualmente extendida hacia el campo. La sobrepoblación urbana heredada del viejo orden será tratada a través de una intervención planificada. Un sistema de transporte público y gratuito deberá ser introducido.

5) Salud: Todas las instituciones de salud nacionalizadas deberán ser transferidas a asambleas locales de obreros y trabajadores. Todos los individuos se beneficiarán de medicinas y atención médica gratuita. Una amplia red de salud pública será creada. Los servicios médicos preventivos se expanderán.

Se librará una lucha sistemática a nivel social, contra todas las enfermedades y malos hábitos heredados del viejo orden, especialmente contra la adicción a las drogas y el alcoholismo.

La industrialización y urbanización se planificará con miras a la salud humana y la protección del medioambiente.

Será fomentado todo tipo de deporte de masas orientado a proteger la salud espiritual y psíquica de las personas y a fortalecer la amistad y la solidaridad. Todo tipo de instalación deportiva será expandida hacia los lugares de producción y áreas residenciales.

6) Marginados: Ancianos, discapacitados, huérfanos y otros grupos con necesidad de apoyo, serán protegidos por el poder estatal revolucionario del proletariado. Todas sus necesidades económicas, sociales y culturales serán financiadas con fondos públicos. Se tomarán todas las medidas necesarias para asegurar la participación de los discapacitados en la producción y en todos los ámbitos de la vida social de acuerdo a sus habilidades.

7) Protección del medioambiente: Se seguirá una política productiva, de urbanización, energía y transporte teniendo en cuenta la vida del medioambiente. Esta es considerada una condición indispensable para la sanidad de la sociedad. Se tomarán medidas radicales en relación a la destrucción medioambiental heredada del capitalismo, así como en relación al ambiente natural, el suelo, el agua y el aire.

8) Justicia proletaria: La noción y el sistema de corrección apuntarán a educar a los criminales y rehabilitarlos/as, y consistirá de medidas relevantes. Las cárceles serán estructuradas como instituciones educacionales sirviendo a este propósito. Las cárceles serán provistas con la oportunidad de conducir múltiples actividades productivas. Los prisioneros rehabilitados serán liberados, tanto si su condena se ha cumplido como si no.

La crítica social será activamente usada y fomentada como un método de corrección.

El derecho a la defensa será completamente garantizado. Nadie será sometido a coerción psíquica y/o moral, tanto en custodia como en prisión. La tortura se convertirá en un crimen en contra de la humanidad y será castigada severamente.

9) Religión: Considerando la religión como un asunto privado de cada ciudadano, TKIP aborda la lucha contra los prejuicios religiosos como una parte indispensable de la emancipación y transformación cultural revolucionaria de las masas. Esto requiere una gran determinación, pero también paciencia y cuidado en esta lucha. Se actuará tomando en cuenta el fuerte vínculo inquebrantable entre la eliminación de los restos del viejo orden basado en la opresión y explotación y el arraigo de los prejuicios religiosos de las masas.

10) El ejército rojo: El entrenamiento militar continuo de todas las mujeres y hombres de la clase trabajadora y de las masas semiproletarias, constituye una de las garantías fundamentales de la defensa de la revolución.

Junto con una milicia proletaria y semiproletaria, al ejército rojo se le confiará un rol específico y temporal de defender la revolución, basado en los principios de clase. No se presentará ninguna discriminación entre hombres y mujeres en su formación. La forma de organización del ejército rojo será tal que, tendrá colaboración y relación cercana con los trabajadores y las unidades de producción, uniones sindicales y organizaciones obreras. Los miembros del ejército rojo tomarán parte en la producción. La vida en los cuarteles se mantendrá a un nivel mínimo. La disciplina en el ejército rojo se basará en una conciencia de clase y solidaridad, en relaciones democráticas y valores de amistad; los rangos no serán utilizados.

El objetivo es convertir al ejército rojo en una milicia socialista que abarca a todo el pueblo en proporción a la eliminación de las clases y que se convierta en redundante en el proceso de extinción del Estado.

D. La cuestión agraria y campesina

1) En Turquía, las relaciones capitalistas en áreas rurales son también dominantes. Residuos del semifeudalismo sobreviven especialmente en Kurdistán, como un anexo de las relaciones capitalistas. La relativamene extendida aparición de empresas agrícolas de pequeña escala, librando batalla para sobrevivir en las crisis y saqueos de los mecanismos de explotación del capitalismo, es un rasgo característico de la agricultura turca.

2) Los pequeños campesinos productores son sistemáticamente explotados por monopolios locales y extranjeros, grandes terratenientes, bancos, mercaderes y usureros, y por último, por el Estado actuando en favor de toda la clase capitalista. Agravado por los pequeños pedazos de tierra, inadecuados y primitivos medios de producción, escasa y desfavorable naturaleza de los medios de préstamos y créditos, esta múltiple y espantosa explotación está diariamente conduciendo a este segmento de los campesinos trabajadores a la pobreza y destrucción. Sólo la revolución proletaria puede liberar a las masas trabajadoras rurales de la explotación y sometimiento de manos del capital.

3) Conscientes del hecho que sin el apoyo de las amplias masas de trabajadores rurales -abarcando el proletariado rural, campesinos semiproletarios y pequeños campesinos- la victoria de la revolución proletaria será inconcebible, TKIP dirige una actividad sistemática dentro de estos estamentos. Los guía en su lucha contra la opresión y explotación del capital.

4) En su trabajo en áreas rurales, TKIP depende del proletariado rural. Considera organizar este estamento independientemente de otros estamentos de trabajadores rurales, una cuestión de principio muy importante.

5) Esforzándose para obtener el apoyo de los trabajadores rurales y especialmente del proletariado y semiproletariado rural, y para neutralizar los segmentos superiores del campesinado medio, TKIP deberá llevar a cabo las siguientes solicitudes y medidas en el ámbito agrario con la victoria de la revolución:

a.    Nacionalización de todos los latifundios. Prohibición de la venta y compra de tierra y transferencia de las mismas a otros. Satisfacción de las necesidades de tierra de los campesinos sin tierra y de los cultivadores de pequeña escala. b.   Eliminación de todo tipo de residuos feudales y usura en el campo. Distribución de todas las tierras sujetas a relaciones semifeudales de explotación a los campesinos que las cultivan, por medio de comités campesinos revolucionarios. c.    Cancelacion de todo el peso de la deuda de los campesinos al Estado, bancos, monopolios, propietarios, usureros y mercantes. Cancelación de todas las hipotecas. d.   Nacionalización de todas las empresas capitalistas de gran escala junto con todo tipo de implemento agrícola y ganado. Transferencia de estas empresas a los órganos del poder estatal proletario y los cuerpos directivos de las asambleas de los trabajadores con miras a crear el trabajo preparatorio de la agricultura en la economía socialista. e.    Trabajo sistemático para el avance de la agricultura. Habilitación de tierras vírgenes para el cultivo, adopción de medidas sistemáticas para el mejoramiento del suelo. f.    Fomento de uniones agrícolas. Empleo de la educación, persuasión, fomento, créditos, la asistencia de implementos agrícolas e insumos para llamar a los campesinos a las cooperativas. g.   Una política agrícola dirigida a la reunificación de la agricultura y la industria, separadas y polarizadas a un alto nivel por el capitalismo.

E. La cuestión nacional

1) Bajo el actual régimen, los derechos nacionales básicos de la nación kurda son repudiados, los Kurdos y todas las minorías nacionales (árabes, armenios, griegos, lazes, circasianos, georgianos, etc.) están subyugadas a una opresión nacional sistemática. El gobierno tiránico de la burguesía turca sobre Kurdistan es apoyado internamente por las clases feudales burguesas kurdas y externamente por el imperialismo. Este estado de las cosas vincula la cuestión de la libertad nacional a la cuestión de la emancipación del campesinado kurdo y le imparte una característica imperialista

2) Con respecto a la opresión nacional y desigualdad como reflejo de la desigualdad y opresión de clase, TKIP parte de la premisa que la solución permanente y radical a la cuestión nacional corresponde exclusivamente al ámbito de la revolucion proletaria. Como parte del programa de la revolución proletaria, lucha diariamente por la realización de las siguientes demandas, las cuales deberán completarse inmediatamente luego de la conquista del poder político:

a.    Eliminación de la opresión nacional, desigualdades y privilegios.

b.   El derecho de la nación Kurda a la autodeterminación

c.    Completa igualdad para todas los idiomas. Abolición del idioma obligatorio nacional. El derecho a la instrucción en el propio idioma nativo para todos.

d.   Proveer a todas las minorías nacionales de la oportunidad de usar, conservar y desarrollar su propio idioma y cultura.

3) TKIP se esfuerza en promover la unidad de la clase revolucionaria y la organización de trabajadores de todas las nacionalidades en todos los ámbitos y a todos los niveles dentro de los límites de un Estado determinado. Mantiene, organiza y lidera la lucha revolucionaria unida de los  obreros turcos y kurdos y de los obreros de minorías nacionales. Libra también una lucha sistemática contra el chauvinismo nacional opresor así como contra la estrecha mentalidad y nacionalismo de la nación oprimida. Siendo todas las otras condiciones iguales, TKIP está a favor de la libre y voluntaria unión de las naciones.

4) El poder estatal proletario no se contentará con reconocer e implementar la libertad de las naciones y su completa igualdad; sistemáticamente se esforzará también en remover las múltiples desigualdades reales heredadas del capitalismo.

 

VI. Demandas sociales y democráticas inmediatas

Con respecto a la conquista del poder político por parte de la clase obrera como su objetivo estratégico y en estrecha conexión con éste, TKIP libra una lucha determinante por las demandas sociales y democráticas inmediatas de las masas. Se esfuerza por influenciar a las masas proletarias y obreras en esta lucha y conquistarlas para la lucha revolucionaria a través de su educación en base a su propia experiencia. Tomando la solución de la cuestión de la democracia como parte de la revolución proletaria, TKIP hace uso activo de todas las instituciones democráticas y aspiraciones en la lucha para derrocar a la burguesía. 

En el contexto de esta perspectiva, presenta una serie de demandas sociales y democráticas, de las cuales las más importantes son enumeradas aquí:

A)

  • Libertad irrestricta de discurso, prensa, asociación y manifestación.
  • Derogación de todas las leyes fascistas, como el estado de emergencia, ley marcial, ley antiterrorista, ley sobre la administración provincial, etc.
  • Abolición de todas las organizaciones fascistas militares abiertas y secretas (Contraguerrillas, Fuerzas especiales, OIN (organización inteligencia nacional), IGOA (Inteligencia gendarme y oficina antiterrorista), policía política, Gendarmería, guardias locales, etc.)
  • Abolición del CSN (Consejo de Seguridad Nacional), Centro de gestión de crisis, CSE (Cortes de seguridad del Estado) y jurisdicciones militares.
  • Fin de la tortura, libertad de todos los prisioneros políticos.
  • Derecho de unión, junto con el derecho de huelga y negociación colectiva para todos los trabajadores. Derecho sin restricción a huelga y a huelga general. Prohibición del cierre de fábricas.

B)

  • Derogación de todos los tratados abiertos y secretos con imperialistas.
  • Ruptura de todas las relaciones con la OTAN, UE, OSCE etc.
  • Embargo de todas las bases militares e instalaciones en Turquía.
  • Fin a las relaciones de esclavización con el FMI, Banco Mundial y otras instituciones financieras imperialistas.
  • Fin al pago de deudas externas. Anulamiento de todas las deudas externas.
  • Fin a la ocupación de Chipre.

C)

  • Trabajo para todos, seguridad laboral para todos los obreros.
  • Viviendas higiénicas, adecuadas y económicas para todos.
  • Sistema de salud gratis para todos.
  • Educación gratis en todos los niveles. Educación obligatoria hasta los 17 años. Educación científica, democrática y secular. Universidades autónomas y democráticas.
  • Un seguro general para todos los obreros (que cubra desempleo, salud, accidentes, vejez, etc.). Pago de bonos a través del Estado y las organizaciones de empleados. Control de los trabajadores y obreros en las instituciones de seguridad social.
  • Cuidado y asistencia para los física y mentalmente discapacitados, los ancianos, niños abandonados y huérfanos.
  • Abolición de todos tipo de impuestos indirectos. Progresivos impuestos sobre la renta y los activos.

D)

  • Igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida social.
  • Libertad de conciencia y creencia.
  • Separación completa de los asuntos religiosos y estatales. Disolución de la Diyanet (Oficina para asuntos religiosos islámicos). Fin al apoyo dado por el Estado a las instituciones religiosas. Desarticulación de las sectas reaccionarias y la dominación religiosa. Fin de los privilegios concedidos a las sectas y represión de otras sectas.
  • Fin a todo tipo de represión reaccionaria, censura y restricciones sobre la ciencia, el arte y la cultura.
  • Fin a la destrucción del medioambiente, Protección del ambiente natural, histórico y cultural.
  • Medidas para fomentar los deportes de masas.

    

 

VII. Protección del trabajo

TKIP lucha también por las siguientes demandas a fin de proteger a la clase trabajadora del deterioro físico y moral y aumentar la capacidad de lucha y habilidad de los trabajadores para llevar a cabo su lucha por la emancipación:

1) Una jornada laboral de 7 horas y una jornada semanal de 35 horas laborales. Una jornada laboral máxima de 5 horas en actividades laborales peligrosas e insalubres.

2) Un periodo ininterrumpido de descanso de dos días por semana. Vacaciones pagadas de 6 semanas por año.

3) Un sueldo mínimo suficiente para tener una vida decente, que será exento de impuestos.

4) Sueldos iguales para trabajos iguales.

5) Prohibición de horas extras de trabajo.

6) Prohibición del trabajo nocturno (de 10 p.m. a 6 a.m.) con la excepción de aquellos en los cuales es necesario por consideraciones técnicas o el mantenimiento de servicios sociales. Una jornada laboral de 4 horas y un pago extra en el trabajo nocturno será indispensable.

7) Prohibición del trabajo femenino en actividades nocivas para la salud de las mujeres, niños y madres. Las mujeres trabajadoras serán provistas con vacaciones pagadas de tres meses antes y después de concebir y con cuidado médico y asistencia. Guarderías y salas de lactancia en todos los trabajos donde se empleen mujeres.

8) Prohibición del trabajo infantil hasta los 14 años. Combinación de producción material con educación general y vocacional. Una jornada laboral de 4 horas para niños de 16 a 18 años y una jornada laboral de 3 horas para niños de 14 a 16.

9) Abolición de las prácticas semifeudales de aprendizaje heredadas de la Edad media.

10) Gestiones técnicas y sanitarias y medidas orientadas a proveer seguridad laboral y un ambiente saludable de trabajo. Continuas inspecciones de estas medidas y gestiones de parte de los consejos representativos del lugar de trabajo y uniones sindicales. Una inspección del trabajo liderada por los representantes de los trabajadores y compuesta de especialistas técnicos y médicos.

11) Prohibición de sistemas laborales tales como producción flexible, bonos, trabajo parcial y subcontratación.

12) Cancelación de la legislación laboral de todos los artículos desfavorables a los trabajadores agrícolas.

 

VIII. Principios estratégicos y prácticos

1) La victoria de la revolución y la construcción del socialismo, pueden sólo ser logrados a través de la acción de las masas obreras unidas bajo el liderazgo de la clase trabajadora. Conscientes de este hecho, TKIP sigue una línea de masa revolucionaria y defiende la violencia de masa revolucionaria. Lidera todo tipo de acción de masa. Se esfuerza en educar a las masas en estas luchas a través de su propia experiencia y conquistarlas a causa de la revolución.

2) TKIP considera las formas de lucha en el contexto de escenarios históricos concretos. Meticulosamente monitoreando el curso del desarrollo de la lucha de masas, deduce las formas de lucha apropiadas para el periodo en cuestión a través de la observación y las generaliza, organiza y les da una expresión consciente a ellas. TKIP no atribuye un significado absoluto a ninguna forma de lucha. Utiliza todos los medios y formas de lucha, incluidas las violentas y pacíficas, ilegales y legales, las parlamentarias y extraparlamentarias, de acuerdo a las circunstancias y el nivel de desarrollo de la lucha de masas.

3) Considerando la lucha por la revolución proletaria y el socialismo como la guerra civil más encarnizada en la historia del mundo, TKIP libra una lucha sistemática para preparar a la clase trabajadora y obrera para esta lucha decisiva justo desde el comienzo.

4) Las uniones sindicales son organizaciones de clase por medio de las cuales la clase trabajadora libra su lucha diaria contra el capital y se disciplina a si misma. Sin embargo, en gran medida, se les ha impedido llevar a cabo estas funciones debido a la burocracia sindical, con sus amplios privilegios. TKIP libra una lucha sistemática contra esta banda de traidores, que se han vuelto parte de la clase capitalista y han sido acusados de jugar el rol de agentes del capital en el movimiento de la clase trabajadora. Considera la transformación de los sindicatos como un aspecto primario del proceso de cambio de la clase trabajadora.

5) TKIP apoya todos los movimientos que luchan contra la burguesía establecida y el orden político social. Se esfuerza en unir, a todos quienes luchan por la revolución y cree sinceramente en el socialismo como base de los principios y objetivos expresados en este programa. Libra una lucha determinada contra todo tipo de burguesía pseudo-izquierdista y la corriente de la pequeña burguesía oportunista, la cual daña y distorsiona la visión de mundo revolucionaria del proletariado y desvía y degenera su acción.

* * *

TKIP ha heredado el legado de una rica historia revolucionaria llevada a cabo con éxito y fallas tanto en el mundo como en Turquía. Este programa se levanta sobre los hombros de la cosecha de 150 años de socialismo científico erigido por Marx y Engels y desarrollado por Lenin y nutrido por la teoría y práctica de la Gran Revolución Socialista de Octubre, la cual marcó el comienzo de la era de las revoluciones proletarias. Una sintesis crítica de la cosecha teórica y práctica de Turquía sobre una base científica, este programa es el producto final de una lucha de principios conducida contra el revisionismo moderno, reformismo social y el populismo de la pequeña burguesía.

Este programa es una bandera de lucha revolucionaria elevada en suelo turco contra el orden mundial capitalista imperialista, el cual ha arrastrado a la humanidad, la civilización y el ambiente a la destrucción. Es un llamado militante para la batalla contra el orden capitalista decadente y degenerado de explotación y opresión en Turquía y el imperialismo internacional que lo respalda.

TKIP llama a la clase trabajadora y obrera de Turquía y a todos a favor de la revolución proletaria y el socialismo a unirse bajo la bandera desplegada en este programa y a luchar por los objetivos y fines descritos aquí.

“Los comunistas consideran indigno ocultar sus ideas y propósitos. Abiertamente declaran que sus objetivos pueden alcanzarse sólo derrocando por la violencia todo el orden social existente. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista. El proletariado no tiene nada que perder más que sus cadenas. Tiene un mundo que ganar”

“Proletarios de todos los países, uníos”


Parti Programı / Tüzügü